miércoles 21 agosto 2019

La bruja de la Catedral

Si entráis en los jardines de la Francesa, justo detrás de la catedral, tendréis unas vistas del ábside gótico y del antiguo campanario románico, llamado torre de Carlomagno. Justo al lado de la torre y en la parte más alta, sale una figura de piedra, en forma de mujer, se trata de una gárgola con una historia bastante sorprendente.

Cuenta la leyenda que hace siglos había un bruja de esas que hace pociones y hechizos, que vivía muy cerca de la catedral y como no era nada de misa, se dedicaba a tirar piedras al templo y los curas que pasaban, y también decía palabrotas muy fuertes. Le gustaba especialmente hacerse notar cuando había alguna procesión. Ocurrió que una vez, en el mes de junio, recién salida la del Corpus Christi, y estando ella preparada con sus piedras y gritando, una voz celestial, que todo el mundo en la ciudad pudo oír, dijo:

«Piedras tiras, piedras tirarás, de piedra te convertirás.»

Es desde entonces que quedó petrificada, mirando al suelo, sin poder ver el cielo nunca más, y por su boca abierta ya no salen más palabrotas, sino sólo agua limpia de la lluvia que le lava la boca.

Deja una respuesta