martes 23 julio 2019

El dolmen de Can Mina

Se ve que es bastante sorprendente encontrar un dolmen en una zona costera, ya que se considera que en su momento no era propicia para este tipo de yacimientos. Esto también es un elemento que hace muy especial la montaña de San Sebastián situada en Llafranc. Y es que el dolmen de Can Mina lo podemos encontrar en un bosque cercano a la Font d’en Xecu. Llafranc siempre ha sido un lugar especial para dejarse caer, para pasear y para descubrir sus rincones menos conocidos, los que están alejados de la playa, el gran escaparate del núcleo palafrugellense. Sin duda, un lugar poco conocido y no muy transitado que contrasta con el revuelo que acoge la costa de Llafranc durante los meses de verano.

El dolmen de Can Mina te permite que lo conozcas llegando desde diferentes lugares, sea desde Palafrugell a través de la carretera de Tamariu, sea desde el Faro de San Sebastián (cuando se llega al puente de Casaca cogiendo un sendero) o desde Llafranc siguiendo la calle de Rafel Duran. Por lo tanto, se puede decir que todos los caminos de Llafranc te llevan hasta el dolmen de Can Mina.

El dolmen, que fue excavado por Lluís Esteva en 1964, está fechado entre los años 3400 y 3000 aC. Por todo ello cuando se llega después de una buena caminata la sensación de paz y de encontrarse en un espacio de recogimiento te llena. El paso del tiempo, la serenidad y la magia de la montaña de San Sebastián se concentra en este pequeño espacio que vale la pena descubrir.

Deja una respuesta